PT | EN | FR | IT

07-Gastronomia

Nuestra gastronomía

La riqueza gastronómica de Medina de Rioseco y por ende, de la comarca de Tierra de Campos, destaca por lo tradicional de su cocina, que de generación en generación, ha dado origen a una identidad propia.

Uno de los manjares principales de esta zona y que cada vez adquiere más prestigio es el pichón, pero en el menú no puede faltar un buen cocido castellano, sopas de ajo, potaje de garbanzos o pisto castellano.

La repostería es la joya de la gastronomía riosecana. Los bollos de baño y aceite, las pelusas, las afamadas marinas, los abisinios, y una larga lista, endulzarán los paladares más exquisitos.

Los productos de la huerta, de la matanza, de la caza y el afamado lechazo constituyen una oferta gastronómica de máxima calidad.

Los productos de la huerta, de la matanza, de la caza y el afamado lechazo constituyen una oferta gastronómica de máxima calidad.

La riqueza gastronómica de Medina de Rioseco y, por ende, de la comarca de Tierra de Campos, destaca por lo tradicional de su cocina, que de generación en generación ha dado origen a una identidad propia.

El pan candeal, fruto de los trigales de esta tierra con merecida fama en toda España, alcanzando gran renombre en Medina de Rioseco entre otros municipios, es ideal para acompañar las variedades gastronómicas que la zona ofrece.  

Uno de los manjares principales de la zona que está adquiriendo cada vez mayor prestigio son los pichones. En otra época eran criados en las construcciones más emblemáticas de Tierra de Campos, los palomares, y formaban parte de la economía doméstica. 

Otro de los productos típicos es el queso de oveja, que se puede encontrar en casi todos los pueblos de la comarca. Mención especial merece el queso fresco de Villalón, conocido como “pata de mulo”, excelente para mezclar con miel.

Las legumbres y los productos de la huerta terracampina ocupan también un lugar importante.

No podemos olvidarnos de los diversos embutidos de la matanza, como el afamado y único“chichurro” riosecano (similar a la morcilla pero con sello propio), chorizo curado o fresco, la cecina, las salchichas, el lomo embuchado y los jamones, entre otros, elaborados de forma artesanal en algunos municipios. Una novedosa forma de curar y aderezar la carne que se hace en esta zona es la cecina adobada de vacuno.

Otro producto que se elabora en la zona es la miel, aprovechando el néctar que las abejas recolectan de las plantas más características de Tierra de Campos, donde los agricultores extraen una deliciosa miel de colmenas propias.

Aunque no se trata de una gran zona de producción vitivinícola algunas bodegas de determinados municipios elaboran de forma tradicional un vino propio, con las características peculiares de la zona como el espumoso de Gordaliza de la Loma. Aunque por su proximidad geográfica, los vinos D.O. Toro, Cigales, Rueda, Ribera del Duero, o Tierra de León, son igualmente recomendables.

Para conocer los platos más típicos de la cocina Riosecana no hay nada mejor que visitar cualquier restaurante o mesón de la localidad para su degustación, cada uno de ellos tiene su especialidad.

DESCARGAR LISTA DE RESTAURANTES

Conocer la cocina de un pueblo es penetrar en su historia. Tierra de Campos es una zona de gran riqueza gastronómica, con platos económicos pero muy alimenticios y sabrosos, en los que destaca su esmerada elaboración artesanal.

En el menú no puede faltar un buen cocido castellano elaborado lentamente en un puchero a la lumbre, las sopas de ajo, el potaje de garbanzos o el pisto castellano. De segundo las carnes de Medina de Rioseco, que podemos degustar en cualquiera de los restaurantes que encontraremos en nuestro paseo por la ciudad.

En época de matanza todos los productos derivados del cerdo constituyen un menú muy suculento.

La abundante cabaña ovina proporciona otro de los platos más tradicionales: el lechazo asado en cazuela de barro en horno de leña y condimentado con manteca. 

Los famosos pichones, guisados de modo casero según receta tradicional que se va transmitiendo de generación en generación. De carne tierna y muy sabrosa suelen ser consumidos preferentemente estofados, aunque los restaurantes de la zona los elaboran de diferentes maneras a gusto de todos.

El pan de Medina de Rioseco y por extensión de toda la comarca terracampina es, sin duda, uno de los manjares más exquisitos, así como la amplia oferta de dulces y repostería.
El pan candeal de Medina de Rioseco tiene gran fama en sus distintas variantes.

PANADERIAS Y REPOSTERIAS

El Pan Candeal, “sobao” o bregado, toma este nombre, debido a que antiguamente en Castilla, era la variedad de trigo por excelencia, que molturado, daba una harina con unas cualidades ideales para la elaboración de este pan.

Bajo la denominación de Candeal, se engloban otras muchas variedades, siendo similar la base de la elaboración, pero introduciendo ligeros cambios en el formato final. Así enlas panaderías riosecanas podemos encontrar pan candeal de: Cuatro Canteros, Lechuguino, Cuadros, Polea, Fabiola, Blando o de Picos. u otros como las barras de Flama o de Riche,  y Rústica.

Su elaboración se realiza fundamentalmente a mano para conseguir una buena calidad y siguiendo un proceso tradicional de amasado lento, refinado, pesado y boleao a mano, fermentación larga, corte muy cuidado, rematando la cocción en horno de leña.

Es un pan de corteza fina y ligeramente tostada, de miga muy blanca y compacta con una textura fina y delicada, con el sabor y aroma tan característico del pan tradicional castellano.

Otra característica del pan candeal es su buena conservación, pues dura entre 3 y 4 días, manteniendo intactas sus propiedades de frescura, aroma y sabor. Es adecuado para comer junto a carnes rojas, guisos, legumbres, acompañado con vino tinto o rosado, ya que al mezclarlos con estos alimentos potencia su sabor.

Si quiere visitar cualquiera de las panaderías de Medina de Rioseco, para comprobar el por qué de la gran fama del pan candeal en sus distintas variantes aquí tiene un listado de las mismas.

DESCARGAR LISTA DE PANADERÍAS

En cuanto a repostería, amplia es la oferta de productos que podemos encontrar en las distintas panaderías o reposterías de la ciudad, desde los afamados “marinas” hasta las rosquillas de palo, que en épocas determinadas adquieren formas especiales, como el famoso pan de anís de la Semana Santa riosecana, bollos de aceite y baño, abisinios, pastas caseras, tortas de chicharrón, periquitos, amarguillos, pelusas.

PASTELERIAS

Si le apetece endulzar su paladar con la gran variedad de productos la mar de apetecibles que nuestra ciudad le ofrece no dude en visitar nuestras panaderias y especialmente nuestras pastelerias, cuyas direcciones le indicamos a continuación.

DESCARGAR LISTA DE PASTELERÍAS

Cerrar menú