Museos que visitar

Museo de Semana Santa

El museo ubicado en la Iglesia de Santa Cruz, cuenta con una importante colección de pasos de Semana Santa de los siglos XV al XX, junto con otros objetos de las distintas cofradías riosecanas.

El recorrido por el museo nos introduce en la Semana Santa de Medina de Rioseco, en sus pasos y procesiones, a la vez que nos permite admirar otros elementos de singular belleza pertenecientes a la iglesia de Santa Cruz, como el Retablo Mayor, el magnífico frontal de plata de Juan Sanz (1.759).

La iglesia de Santa Cruz,  desde el año 2020 alberga el Museo de Semana Santa de Medina de Rioseco, ya que reúne las condiciones más óptimas para su visita en cualquier época del año. El templo, de estilo herreriano, de finales del siglo XVI, fue construido según las trazas de Felipe de la Cajiga. El interior está compuesto por una amplia nave central y capillas entre los contrafuertes, cuyas bóvedas barrocas fueron decoradas por Felipe Berrojo.

El Museo de Semana Santa cuenta con una importante colección de grupos escultóricos de los siglos XV, XVI, y XVII, de los más insignes imagineros castellanos, como Juan de Juni o Gregorio Fernández, o de sus talleres y escuelas, y otros más recientes (siglos XVIII, XIX y XX) de gran calidad artística, junto con todos los objetos simbólicos que acompañan a cada cofradía desde tiempos inmemoriales y los aspectos exclusivos de la Semana Santa riosecana.

La exposición, que ocupa unos 1.500 metros cuadrados, se organiza en áreas de contenido individuales pero relacionadas entre sí, uniéndose a las colecciones textos, fotografías y vídeos divulgativos, que ofrecen una visión general de este acontecimiento.

•  El Origen de la Semana Santa: Sus orígenes, la vinculación con las cofradías y la importancia artística y social de esta tradición mantenida durante cinco siglos.

•  Los documentos sobre pergamino de las cofradías del siglo XVI.

•  Las Cofradías: Explicación desde sus inicios y su evolución. La indumentaria de los cofrades.

•  El Paso: Es el elemento principal de la Semana Santa. Sus tallas son singulares desde su creación porque el paso es concebido para ser “llevado a hombros” por los hermanos.

•  Liturgia y Procesiones: La Semana Santa de Rioseco tiene dos escenarios: las iglesias, donde se celebran los diferentes actos litúrgicos, acompañado cada uno de sus vestiduras sagradas o ternos eclesiásticos bordados en oro y plata sobre seda del siglo XVII, lo que es especialmente llamativo; y las rúas riosecanas, por las que discurren las diferentes procesiones.

•  Música: Desde sus orígenes las procesiones se acompañaban con música. La pieza musical clave de la Semana Santa riosecana es “La Marcha Fúnebre del General O’ Donell”, conocida popularmente como “La Lágrima”. En Medina de Rioseco existen dos figuras musicales por excelencia: el pardal y el tapetán. En el área de música se exponen los diferentes instrumentos tradicionales.

•  Trascendencia de la Semana Santa: Esta área da a conocer la influencia de la Semana Santa en los riosecanos a lo largo de todo el año, estando presente en las conversaciones, en los juegos de los niños y en el vocabulario.

El Museo de Semana Santa de Medina de Rioseco es el único de estas características en la provincia de Valladolid y uno de los más importantes de España, del mismo modo que la Semana Santadeclarada de Interés Turístico Internacional, cuenta con el Blasón de Turismo de la Junta de Castilla y León, es una de las más importantes de esta Comunidad Autónoma.

El museo de Semana Santa único en Castilla y León muestra la Semana Santa 

Dirección C/Román Martín, s/n
www.arterioseco.es
Para más información llamar al teléfono 983 725 026 – 640 94 28 66.


Museo de San Francisco

Fue un antiguo convento de la orden franciscana fundado por la familia Enríquez. El convento estaba situado en el camino de ronda de la antigua muralla…

Edificio de estilo gótico iniciado el año 1491 y terminado, inusualmente pronto para la época, en 1520.

El Museo de San Francisco, anteriormente Iglesia de San Francisco, (s. XVI) fue costeada y fundada por la Familia Enríquez, Almirantes de Castilla, y en su construcción participó Juan Gil de Hontañón. La obra fue dirigida por el arquitecto Rodrigo de Astudillo.

 

Antes convento franciscano, el espacio arquitectónico aparece definido por una única nave, cubierta por bóvedas estrelladas de estilo isabelino, con capillas laterales entre contrafuertes y coro alto a los pies. En su interior sorprende encontrar dos espléndidos retablos platerescos realizados en piedra, material poco habitual en este tipo de piezas. Ambos fueron llevados a cabo por Miguel de Espinosa en el siglo XVI.

Otras piezas de gran calidad que conserva el edificio son las estatuas en bronce de Dª Ana y Dª Isabel de Cabrera, esposa y cuñada del Almirante D. Fadrique, realizadas por Cristóbal de Andino en 1532, las tribunas de órgano platerescas realizadas en yeso en 1536 por los Hermanos del Corral, y la colección de platería, que tiene su principal exponente en la custodia procesional de Antonio de Arfe, del siglo XVI.

 

Más información: http://museosanfrancisco.es/